1986 PentaCampeòn Solo Hay Uno

La Sexta Estrella 1986: No hay dicha completa

Como no hay dicha completa el hexacampeón América debió soportar su primer revés estrenando sus pergaminos logrados este año, ante un Nacional que aprovecho la ventaja de no enfrentarse a todo el plantel titular rojo, consiguiendo una victoria (3-2) que tampoco sirve para disimular la gris campaña cumplida por los verdolagas y que les valió un lugar intermedio en la tabla al termino del certamen que hoy bajó el telón.

El partido se disputó dentro de un impresionante marco rojo con la presencia de la belleza de la mujer vallecaucana, revista gimnástica y despliegue de juegos artificiales, lo mismo que el ritmo de la salsa que identifica el sentir musical de esta comarca y, claro esta, con el sabor de una buena y alicorada bota.

Los jugadores del Nacional, en gesto de cortesía, saludaron a los campeones cuando estos pasaron en frente suyo dando la vuelta olímpica.

Deportivamente, las acciones podrían clasificarse de alegres hasta cierto punto, disputadas dentro de la porfía de los suplentes que integraron el equipo rojo, para demostrar sus condiciones y sus rivales con la intención de aguantar un poco la fiesta, lo que alcanzarían por tres goles a dos.

Con su acostumbrado despliegue táctico, El Maño Ruiz alineó a sus dirigidos con cuatro volantes, dos de oficio creativo y los restantes con la intención de marcar y acompañar el ataque en el cual figuraron Galeano y Omar Suárez, un juvenil que causó grata impresión. Por su parte, los escarlatas dentro de un planeamiento de cuatro, tres, tres, lucharon denodadamente no solo para ganar el partido y contribuir a mantener el invicto del elenco rojo como local, sino con la evidente actitud de ayudar a Gareca a subir su cuota de gol para tratar de dar alcance a su inmediato rival Sosa, lo que no se daría al final. Romeiro Hurtado, sin la profundidad que lo distinguiera en sus comienzos, fue la pieza floja en el medio campo, línea que tampoco tuvo en González Aquino las revoluciones que el paraguayo solía darle. El pundonoroso jugador que tuvo un paso importante en el América, constituyéndose en valor fundamental en los primeros cinco títulos logrados, anunció su despedida para dedicarse a entrenador.

Esa inconsistencia fue aprovechada por Nacional, con Sierra y Ricaute en la creación y Escobar y Paz en la vigilancia de Alex Escobar y Romeiro Hurtado. Arriba fue vibrante el duelo entre Galeano y Aponte, que gano el antioqueño aunque no figuró en el marcador, pero logró confundir a su rival hasta el punto de cometer el vallecaucano dos errores protuberantes que le costaron al equipo sendos goles conseguidos por Sierra y Paz, a los 13 y 22 minutos del primer tiempo, respectivamente. Posteriormente, en la segunda etapa, otra falla de Aponte capitalizaría Ricaute para anotar el gol del triunfo después que el local desperdiciaba claras ocasiones con de Ávila, quien fue relevado por Maturana y luego Romeiro Hurtado por Castaño.

Los tantos del América fueron logrados por Gareca a los 10 minutos del primer tiempo, de pena máxima, en jugada dudosa sobre Ampudia que el arbitro castigó. Y a los 39 minutos, Battaglia anotó el segundo al recibir habilitación en corto de Gareca y empalmar en tiro alto que Higuita no alcanzó a neutralizar.

Sobre los últimos minutos América arreció sus llegadas sobre el pórtico antioqueño pero unas veces, las más, Higuita y otras la imprecisión de los remates americanos, impedirían que se llegara al tan ansiado empate. La derrota si bien no llego a mermar el alborozo de los seguidores del campeón, por lo menos dejó el sinsabor de no haber visto a los suplentes en un mejor nivel. Esto si en el América se puede hablar de suplentes, pues en verdad la concientización de todos los integrantes del elenco ha sido en el sentido de llevar siempre la responsabilidad de ser titular.


Publicidad
 
Miercoles 7PM-Sabados 5PM
 
Homenaje A CHANCHERO Pte
 
BARON ROJO SUR PEREIRA
 
 
Hoy habia 2 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=