2001

Con de la Pava América consiguió la Once

Y no podía ser para menos, las sonrisas de los hinchas desde tempranas horas eran de oreja a oreja. América , "la mechita", se jugaba una vez más un partido de infarto, un enfrentamiento crucial, que de ganarse lograría colocar una estrella más en su escudo y un título más en su historial. Esa noche, era noche de fútbol, de nada más, por lo menos, eso era lo que se respiraba en cada rincón de Cali, no había cabeza para otra cosa que no fuera la final del fútbol colombiano.

Poco a poco las caravanas de hinchas empezaron a desfilar hacia el san fernandino, aquel día, mujeres y hombres sacaron la roja y la portaron con orgullo, con ese orgullo de ser un hincha americano, con esa pasión que atraviesa todas las fronteras para finalmente, dejarlo todo en el pascual, con los aplausos, los saltos y los cánticos que al finalizar dejan sin voz las gargantas de la fanaticada.

Esa fecha inolvidable, 19 de diciembre de 2001, el equipo americano quería hacer historia, como ese mismo día hace 22 años, cuando los rojos en aquella instancia, alcanzaran la primera estrella americana  Había que dejarlo todo, los jugadores lo tenían claro, había que sudar la camiseta hasta el final, el rojo tenía ya un pie en el titulo, pero no podía confiarse tenía que demostrarlo en la cancha.

El equipo americano, dirigido por el estratega Jaime de la Pava, llegaba a la gran final con una ventaja de visita importante , sus pupilos venían de ganar por la mínima diferencia al equipo rojo de Medellín , con anotación de Julián Vásquez , eso los hacia sentirse seguros, más no convencidos del título, pero ya era una responsabilidad inmensa con la hinchada, que esperaba impaciente el comienzo de la cita futbolera para agitar las banderas y el mismo sentimiento.

Los equipos estaban en la cancha , todo estaba preparado, los rojos para "matarse" en el terreno y la tribuna para celebrar cada anotaciín. Sin más preámbulos el partido se inició, el América estaba tranquilo, tenía la ventaja, pero los ojos debían estar bien abiertos, no se querían sorpresas contrarias.

Los rojos fueron superiores desde el comienzo, cada integrante de la escuadra parecía estar programado para no cometer errores, la superioridad roja se empezó a sentir con la sutileza de la zurda del "Guigo", aquel moreno alto, espigado, aportó mucho de su experiencia como profesional a los diablos.

Ese buen momento del "Guigo", se ratificó en el minuto 34 de la inicial, cuando los "paisas" cometieron una falta a 25 metros del arco defendido por Diego Gómez, que esa noche no era americano, de inmediato el salto en la tribuna no se hizo esperar todos lo pidieron: "Guigo, Guigo, Guigo" , era lo único que se coreaba en ese instante, Mafla tomó el balón con personalidad, tan seguro como un francotirador, se escuchó el pito del juez central, el tiro era indirecto, Navarro tocó el balón a Mafla, y este, con su zurda prodigiosa impactó con potencia, el esférico se convirtió en un misil que ya tenía destino, atravezó la barrera y se incrustó en el palo izquierdo de Gómez , era el primero, el que puso a soñar, a acelerar las palpitaciones de corazones colmados de ilusión y con ganas de victoria.

Tan solo unos minutos después de la apertura del marcador se selló la segunda diana: transcurría el minuto 41 de la primera parte y Mafla terminó de ejecutar su faena e hizo iluminar de nuevo el Pascual. Fue una jugada de fantasía, de esas mágicas y sagradas, de las que no se ven todos los días, casi sacada de la ficción. Con el estilo de un grande: Mafla; casi en el banderín de tiro de esquina se inventó un fabuloso taco que dejó por fuera a Montoya y a Calle, los dos hombres que venían a su marca , y cuando el balón parecía que lo vencía en la ultima línea , mandó un centro al corazón del área buscando receptor y lo encontró, era Julián Vásquez, el que no podía faltar en una noche de ensueño, como con un imán conectó la redonda con un certero cabezazo que dejó sin chance al golero que vio caer su valla por segunda vez.

El inicio de la complementaria arrancó, los gritos de batalla se seguían escuchando en las tribunas, los escarlatas continuaban siendo los ampliamente dominadores del encuentro, una que otra llegada se sintió con ansia en el publico, el cual ya sólo se dedicaba a ver el reloj y a esperar el final de un partido donde los rojos de Cali de principio a fin fueron sin duda los campeones. Los fanáticos continuaron con el grito imponente de: "campeón América".

El banco recibió también su respaldo, De la Pava respondió al agradecimiento de la torcida que empezó a corear su nombre. Faltaba poco, la once ya se veáa bordada en la casaca roja, el árbitro corrió al centro y decretó el final. La fiesta era roja, los abrazos fueron muchos, al igual, las caras de alegría, los jugadores brincaron, lloraron y celebraron, Cali se vistió de rojo, la feria ya era un hecho al escucharse el pitazo final , la calles se llenaron de hinchas rojos hasta el alma, América era campeón , consiguió el titulo once y Cali fue una sola fiesta.


Publicidad
 
Miercoles 7PM-Sabados 5PM
 
Homenaje A CHANCHERO Pte
 
BARON ROJO SUR PEREIRA
 
 
Hoy habia 2 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=